Al más puro estilo de Carrie en Sexo en Nueva York, me veo con mi portátil, una copita de vino (por eso de la inspiración) y con miles de ideas recopiladas para el día “B” que quiero compartir con vosotr@s a modo de diario. 

No sé si siempre he querido casarme (no soy una novia convencional ¿o sí?, ya lo iremos viendo), lo que sí que he tenido siempre claro, es que quería organizar una gran fiesta con mis familiares y amigos cercanos, para celebrar que somos felices, que nos queremos y que hay 6 horas de barra libre (hurra!).

La idea de este Diario es compartir con vosotr@s el día a día de la organización de una boda algo “diferente”, iréis viviendo en directo la preparación de cada detalle y cogiendo miles de ideas para vuestro día “B” o para cualquier otra celebración que se tercie, ¿suena bien, verdad?.

No hay guión, no hay normas, ¡esto es una boda, y yo soy la novia!

Seguro que si ya os habéis casado o estáis en plena preparación de vuestra boda, os sentiréis identificadas en muchas ocasiones y aceptaré vuestros consejos como mantras, porque habrá momentos en los que estaré más perdida que un pulpo en un garaje, sino no sería una novia primeriza 😉

Así que allá vamos, ¡comienza la aventura!