Tras mucho buscar, terminamos en un pueblo de Cantabria del que nunca habíamos oído hablar…

Somos unos enamorados de la tierruca y siempre que podemos nos escapamos a recargar las pilas a Cantabria, por eso, la idea de compartir esa experiencia con nuestros familiares y amigos más cercanos, nos resultaba atractiva (a la par que arriesgada).

Y allí nos plantamos para conocer esa casona tipo indiana que habíamos visto por Internet, y que nos tenía tan intrigados… Y esta fue mi reacción cuando pasamos por delante con el coche, con esto ya os lo digo todo:

SIIIII!!! Es nuestro sitiiooo!!!

Puede ser por sus vidrieras y mosaicos del S. XIX, quizá la madera labrada, tal vez la galería que se asoma al imponente valle de Toranzo o sus árboles centenarios… O tal vez el inmenso jardín que la rodea, cercado por un muro de piedra impresionante con esa verja que cuando la abres parece que estés en una película, lo que nos enamoró, pero en cuanto lo vimos, sabíamos que ese era EL SITIO.

 

  

Ahora, sólo nos queda organizar ¡TODO LO DEMÁS!

Seguiremos informando…

(Fuentes: Senorgif.com / Bodas.net / Xabi Vide / Quality)