Hace una semanita compartí en mi Instagram esta foto desayunando mientras cerrábamos todos los detalles de la cena de bienvenida de nuestra “preboda”, y recibí muchos privados preguntándome dónde estaba tomada la foto, porque la verdad que parece un paraíso en Costa Rica…

Se trata de La Casona Azul, una antigua casa de Indianos restaurada al detalle y emplazada en un espléndido jardín que a su vez está rodeado por el magnífico paisaje Cantabro.

La ubicación de la Casona es perfecta para pasar unas vacaciones tranquilas practicando senderismo o haciendo rutas en bici por el sendero verde que sigue el curso del rió Pas. Cerca hay muchísimos monumentos y lugares emblemáticos como pueblos históricos, antiguas capillas y santuarios. 

También hay tiempo para descansar y relajarse, leyendo un libro en su amplio salón al calor de la chimenea, o disfrutando de una limonada en su maravilloso jardín.

Si me tengo que quedar con algo, es con los desayunos… ¡Quiero quedarme a vivir allí! Una deliciosa repostería recién horneada con unas vistas impresionantes… 

Muero de ganas de ver qué nos tienen preparado para dar la bienvenida a nuestros invitados, pero confío en que será una grata sorpresa para todos.

¿Qué os ha parecido? ¿Os apetece una escapada con encanto como esta?