Si os vais a casar y aún estáis dudando de si organizar una fiesta preboda o no, nosotros os decimos que con mayúsculas. La nuestra fue uno de los mejores recuerdos de nuestro fin de semana bodil, y es que son muchos los motivos por los que una preboda mola (os los detallo en este post).

Para l@s que no estéis al día en esto de tendencias bodiles, la fiesta preboda es básicamente una celebración que organizan los novios el día anterior con algo de picoteo, algún “refrigerio” buena compañía… 

Hay novios que invitan a sus amigos más cercanos o a su familia más intima, nosotros al casarnos fuera y sobre todo, porque sólo habíamos invitado a los más allegados a la celebración, quisimos que todos disfrutasen y se conociesen desde el viernes.

Os seré muy sincera, ¡no pensé que fuese a tener tanto éxito! Se animaron casi todos, fue casi como una boda, y además, fue todo tan perfecto y lo pasamos tan bien, que los invitados ya nos están pidiendo repetirlo 😉

Y ahí van los motivos por los que os recomendamos organizar una fiesta preboda:

1_ ALARGAR LA FIESTA

Si en algo coinciden todos los novios, es que tras tantos meses de preparativos, el día de la boda se pasa volando y no te da tiempo a estar con todos los invitados el tiempo que te gustaría y te quedas con ganas de disfrutarlo más.

De esta forma tienes un día más, pero ponte límite, porque sino al día siguiente a ver quién te tapa las ojeras ;P

 

2_ RECIBIR A LOS INVITADOS

Muchos de nuestros invitados, y me imagino que también puede ser vuestro caso, tuvieron que desplazarse muchos kilómetros para poder asistir a la boda; Alemania, Londres, Cadiz, Alicante, Madrid, Burgos… Y poder estar con ellos desde el viernes para darles un abrazo enorme y ponernos al día, ¡fue genial!.

3_ BYE BYE NERVIOS

Come, bebe, ríe, baila… ¡mañana es tu boda y ya está todo listo! (y lo que no esté pues si sale bien y sino también y si amenazan con la lluvia del siglo, tómate otra copa y a bailar!!!).

Disfruta cada momento y vívelo como si fuese único, no lo olvidarás nunca.

Tenía miedo de estar el día de la boda llorando a moco tendido y con la emoción a flor de piel por ver allí a toda la familia y amigos reunidos, porque aunque trate de ocultarlo me emociono con muchísima facilidad, y el hecho de estar rodeada de los que quieres pasando un buen rato y desconectando de todo, me ayudó muchísimo para disfrutar al 200% el día “B”.

4_ SOLAMENTE PUEDO DECIIIRRR… ¡GRACIAS POR VENIIIR!

La preboda es el momento perfecto para agradecer a vuestros invitados de manera más íntima el haberos acompañado en un día tan especial. No está de más hacerles saber lo felices que os hace tenerles presentes en un día tan importante para vosotros y todo lo que les queréis.

5_ MIX DE AMIGOS

Las amigas del cole, los de la uni, los amigos inseparables que hiciste en el trabajo, los solter@s de oro, los amigos de los amigos que ahora son tus amigos, tus primos que son como una banda de pre-adolescentes con ganas de fiesta… Y ninguno se conoce entre sí, ¡la preboda es el momento perfecto para presentarles y que rompan el hielo! Seguro que al día siguiente el ambiente de la boda será estupendo y se lo pasarán fenomenal.

(Ahora tienen sus contactos y me acosan para que celebremos otra fiesta con todos, jajaja)

¿Queréis saber más? ¡¡En unos días os enseñaré cómo fue nuestra fiesta preboda!!

Fotografías: Usual Fotográfica

Ubicación: La Casona Azul de Corvera

Catering y montaje: Cakes, Pops and Cookies