Llevabas siglos esperando ese momento, ese día especial en el que de una forma más o menos resuelta te pide que os caséis…por fiin!! 

En ese preciso momento, pasas a estar comprometida, y a parte de querer gritarlo a los cuatro vientos y llamar a todas tus amigas para contárselo*, te viene a la mente tooodo lo que os queda por organizar, porque claro, la boda tiene que ser perfecta y tienes muchas (demasiadas) ideas/expectativas para que así sea… #tensión #nervios #pordóndeempiezo

Que no cunda el pánico, estás en el lugar correcto. Este post es para echaros una mano si no sabéis por dónde empezar a organizar los preparativos para vuestra boda. 

7  PRIMEROS PASOS PARA ORGANIZAR LA BODA PERFECTA:

1_ ELEGIR LA FECHA

La elección de la fecha es muy importante, porque de esto dependerá todo. Los meses de Julio y Septiembre son de los más demandados, pero una boda invernal, a parte del ahorro que supone, ¡puede ser preciosa! Además, dependiendo de la fecha escogida, dispondrás de más o menos tiempo para los preparativos.

Cosas a tener en cuenta: 

· ¿Boda de día o de noche?

· Si te casas al aire libre, escoge fechas fuera de la temporada de lluvias, pero si te agobias con el calor, agosto a las 12:00am puede que no sea la mejor opción. 

· Vacaciones, puentes y festividades: Si quieres que todo el mundo acuda, has de tener esto en cuenta, pero tampoco te hagas un doodle para ver qué día le va mejor a la gente, ¡es tu día!

· Luna de Miel: Si tenéis claro el destino, aseguraros de cuando es la mejor época para viajar. Quizás no sea en agosto o septiembre, ya que puede coincidir con la época de huracanes o con el monzón, y arruinaros el viaje…

· Alergias: Pasarte el día de tu boda con un kleenex, los ojos hinchados y la nariz como un pimiento, no suena nada nada bien…Si lo puedes evitar, ¡hazlo!

· Complementos: Si te encantan las sandalias y los vestidos de tirantes, diciembre no es tu mes.

2_ BODA RELIGIOSA O CIVIL

Dependiendo del tipo de ceremonia que queráis celebrar, tendréis que informaros de las gestiones previas y documentos que tenéis que presentar.

Por la iglesia por ejemplo tendréis que reservar tiempo para hacer el curso matrimonial.

Si preferís casaros por lo civil, muchas fincas permiten hacer una representación (popularmente conocida como “El Paripé”), pero no tiene validez legal, así que tendréis que casaros por el juzgado o en el ayuntamiento de vuestra ciudad días antes,  y el día de la boda podéis contratar a un oficiante, o liar a un familiar para que haga de maestro de ceremonias, una opción a mi parecer muy divertida y personalizada (yo ya he liado a mi capitán de barco particular ;P).

Tened en cuenta, que muchos lugares de vuestras ciudades están muy solicitados, por lo que es mejor hacerlo con tiempo, para aseguraros la fecha.

3_ PRESUPUESTO

Antes de empezar con el resto de preparativos, sentaros y cerrar un presupuesto realista.

¿Contáis con dinero ahorrado o partís de 0? Existen miles de herramientas para ello, como por ejemplo esta de bodas.net, pero nosotros finalmente hemos optado por hacer un Excel personalizado, ya que al ser una boda DIY hay muchas cosas que no se tenían en cuenta.

4_ INVITADOS

Teniendo en cuenta el punto anterior, llega uno de los momentos más complicados, la elección de los invitados.

Nosotros lo teníamos claro, sólo queremos que nos acompañen los más cercanos, esos que de un modo u otro son imprescindibles en nuestras vidas.

Sólo un consejo, es vuestra boda, no os dejéis llevar por los compromisos y menos por los que no son “vuestros”.

5_ CATERING / FINCA

Hay miles de opciones para elegir: en plena naturaleza, en la cuidad para los que prefieren un rollo más urbanita, con menús más elaborados o de cocina más tradicional. En cualquier caso, elegid los que os den garantías de calidad y éxito para ese día.

E importante mirar aquellas que se ajusten a vuestro presupuesto y número de invitados.

6_ FOTÓGRAFO

Mi consejo: ni primos ni cuñados, ni el amigo de mi amiga que tiene una cámara que se ha comprado en Amazon y me hace un rebajita (claro que sí guapi!) NOOOO!! Lo barato sale caro, y yo lo tenía claro desde el principio, hay cosas que haremos en plan DIY y saldrán de aquella manera, pero para mí las fotos son muy importantes, porque serán el recuerdo que guarde para siempre de ese día.

Quiero un fotógrafo profesional, especializado en bodas y que consiga pasar desapercibido para captar las mejores instantáneas de esas miradas cómplices, esos abrazos espontáneos (de oso), esas lagrimillas de felicidad… Quiero revivir esos momentos tan íntimos e importantes una y otra vez viendo las fotos de ese día.

7_ VESTIDO

Si ya tienes los 6 puntos anteriores, ¡ha llegado el momento de mirar vestido! Aquí aún no os puedo aconsejar porque estoy en pleno proceso…Eso sí, me van a convalidad 5º de diseño de moda, porque ya me conozco todos los tejidos, los cortes, las caídas…Ya os iré contando, pero creo que estoy cerca de tener MI VESTIDO.

 

(Fuente imágenes: Pinterest / Mr. Wonderful /Usual Fotográfica / Laure de Sagazan)

 

*Mi caso fue algo diferente, porque no podía llamar y el wifi brillaba por su ausencia, y os confesaré algo… El primero en enterarse fue el fotógrafo, porque tenía claro, que sin él, ¡no me casaba! En otro capítulo bodil, os contaré la que fue la pedida más bonita, romántica y mojada del mundo (o al menos para mí, claro!)

 

¡Hasta el próximo post!